Según los desarrolladores, la minería de Ethereum terminaría este año

La activación de la bomba de dificultad sería a finales de junio de 2022.

En próximas pruebas se tomará la decisión de si se mantiene la decisión de no aplazar la bomba de dificultad.

Durante el transcurso de la más reciente llamada (meeting/reunión virtual) de desarrolladores de Ethereum, se tomó la decisión de no posponer la bomba de dificultad. ¿El motivo? La fusión o, en otras palabras, el pasaje definitivo a la versión 2.0 de la red, podría desarrollarse poco después de comenzar el segundo semestre del 2022.

¿Qué es la bomba de dificultad? La bomba de dificultad en Ethereum es el concepto que define a un mecanismo que se encarga de hacer más complicada la minería, con el fin de disuadir a los mineros de practicarla, ya que se verían reducidas sus recompensas. Según se estima, su activación podría darse el 29 de junio de 2022.

En la última llamada de programadores, realizada al cierre de la semana pasada, los participantes comunicaron que ven con buenos ojos que la fusión —evento en el cual la red actual de Ethereum se combinará con la nueva versión— se efectúe durante el verano del hemisferio norte.

No obstante, la decisión de no posponer la bomba de dificultad está lejos de ser definitiva. Durante las próximas cuatro semanas se realizarán distintos tests y, de acuerdo a los resultados, se tomará la decisión correspondiente. Tim Beiko, desarrollador de la Fundación Ethereum, lo explicó del siguiente modo:

Siendo realistas, tenemos incluso cómo cuatro semanas para realizar una nueva llamada. Considero que es necesario realizar avances en las pruebas, comprobar qué tan lejos sentimos que estamos en el proceso dentro de dos semanas y mirarlo nuevamente en ese entonces”.

¿Por qué se tomó la decisión de no retrasar la bomba de dificultad? Luego de un extenso debate, Danny Ryan, investigador de la Fundación Ethereum, explicó por qué evitar el retraso es la mejor opción. Según sus consideraciones, continuar “pateando” la activación de la bomba podría facilitar la vida de una versión de prueba de participación (que es lo que se desea eliminar) en Ethereum luego de que se active la actualización de la fusión.

A los ojos de Christine Kim, investigadora de Galaxy Digital HQ, este argumento esgrimido por Ryan no es sólido. Según ella, el tener que hacer cambios a último momento, en caso de ser necesarios, generará un “estrés indebido para los desarrolladores”. La especialista mantiene sus convicciones de que la demora en ponerse de acuerdo sobre qué hacer es solo cuestión de apariencias.

Las nuevas pruebas determinarán el futuro a corto plazo de Ethereum

No es la primera vez que la implementación de la bomba de dificultad ha sido dilatada. De las anteriores ocasiones, cabe destacar el último de estos retrasos, sucedido en diciembre de 2021. ¿La causa? Que según los desarrolladores no estaban dadas las condiciones para concretar el paso definitivo a la prueba de participación que implica la implementación de Ethereum 2.0.

Actualmente, dado que muchas de las pruebas de la fusión ya brindaron resultados exitosos, se prevén nuevos experimentos para los próximos días y semanas. Si todo continúa de acuerdo a lo esperado, podría tomar validez el consejo de Beiko, quien hace pocos días recomendó dejar de invertir en equipos de minería de Ethereum, ya que estos prontamente dejarían de ser redituables.

Leave your thought here

X